martes, 24 de abril de 2018

Propósitos lectores: semana 17 (2018)

¿Qué tal la resaca post día del libro? Yo este año adelanté mis compras a la semana santa aprovechando mi visita anual a Gigamesh así que ayer, además de que aquí no se celebra (a parte de los descuentos en librerías), conmemoré el día de la mejor manera posible ¡leyendo!
¡No sé a cual de los dos le tengo más ganas!
¿Y qué estoy leyendo? Un libro que quería esperar a comprar en papel y ha acabado cayendo en digital Juramentada, de Brandon Sanderson. Es que ya no podía aguantarme más, lo compré la semana pasada y ya llevo el 40%. Sé que me arrepentiré de no haberlo reservado, pero mientras me lo estoy pasando de muerte durante la tormenta eterna.
Esta imagen lleva en mi móvil desde que salió
el libro en inglés ¡Imaginaos cuanto deseaba leerlo!
Hoy no os doy la lata mucho más ¡Feliz semana de lecturas! Ante todo, disfrutad :)

lunes, 16 de abril de 2018

Mi opinión sobre Londres, 1981/Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, de Juan Ramón Biedma

Editorial: Lengua de Trapo
Páginas: 440
Año de publicación: 2015
Género: Novela negra

*Los datos corresponden a la edición que lleva el título "Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado" que es la que he leído pero la sinopsis es de la edición de "Londres 1981" ya que me parece más acertada. 

Ambas historias son idénticas, independientemente de la edición.

Sinopsis
Londres, 1891. El secuestro de cuatro niñas relacionadas con algunas de las más altas personalidades británicas amenaza con el desplome del país más importante del mundo. Rambalda, hija del lord canciller, dispuesta a todo para hallar a su hija, contacta con un antiguo amante, Cox, para que la ayude a encontrarla. Juntos descenderán a un Londres victoriano mucho más misterioso de lo que nunca hayamos sospechado. Al mismo tiempo Sherlock Holmes y el profesor James Moriarty, dos atormentados genios, se sumergen en un combate a muerte por acabar con su rival. A partir de "El problema final", Juan Ramón Biedma desarrolla con "Londres, 1891" una intensísima novela histórico-criminal en la que el imaginario Holmes va más allá de una propuesta escenográfica. 

Opinión
Si me seguís de forma habitual sabréis que cualquier cosa que huela a Sherlock Holmes acaba tarde o temprano en mi estantería. Esta novela llevaba mucho tiempo en mi pila, la compré cuando la publicó Lengua de Trapo y cómo me ha ocurrido en otras ocasiones me olvidé por completo que la tenía. No fue hasta que la vi reeditada con el nombre Londres, 1891 cuando la puse entre las lecturas prioritarias. Y, aunque la historia no ha ido por donde yo esperaba, no me ha decepcionado lo más mínimo.

¿Y qué es lo que yo esperaba? Directamente un pastiche holmesiano con el famoso detective en primer plano, pero realmente esta es una novela coral en el que quizás el personaje menos interesante sea el propio Holmes. Cada protagonista cuenta con capítulos con punto de vista en tercera persona, excepto los fragmentos que introduce del diario del doctor Watson extraídos de El problema final.

En cuanto acabé el libro releí El problema final y ¡todo encaja!
A través de los ojos de cada personaje veremos un Londres mucho más oscuro que el que nos presentaba Doyle en sus relatos, tanto en la ambientación (en algunos casos, como el zoológico humano, aterradora) como en los habitantes de la ciudad, sin importar su procedencia o su estatus social.

Antes he dicho que se trataba de una novela coral (que es cierto) pero entre todos los personajes destaca Cox, un ladrón de tumbas que se verá obligado, por culpa de su pasado, a investigar la desaparición de una de las niñas. También me ha gustado mucho la visión que nos da el autor del profesor Moriarti humanizando mucho al "Napoleón del crimen" y también del propio Holmes, no tan eficaz como nos tiene acostumbrados.

En cuanto a la trama... es una novela de intriga ¡no os voy a contar nada! Tan solo que todas las tramas se entremezclan de una manera coherente y quedan cerradas a la perfección, aunque el autor se guarda un último capítulo para que nos vayamos de su Londres victoriano con una semillita de angustia.

Es un libro duro, no os lo voy a negar, pero también una gran historia que no me canso de recomendar si os gusta la novela negra, la época victoriana u os apasiona Sherlock Holmes. Yo he descubierto que tengo otro libro más de Juan Ramón Biedma, esta vez en mi kindle, La lluvia en la mazmorra, que os aseguro no tardará en caer.

Nota 4/5

martes, 10 de abril de 2018

Propósitos lectores: semana 15 (2018)

¡Qué poquito me cundió la lectura la semana pasada! Y esta vez no le puedo echar la culpa a nada (bueno sí, a Netflix). Así que sólo sumo dos lecturas breves, Nueva madre, de Eugene Fischer y El calígrafo de los cielos, de Ernesto Fernández-Weiss a mi estantería.
La primera me ha dejado un sabor agridulce porque la idea es fantástica y engancha muchísimo pero el desenlace es flojo y precipitado. El calígrafo de los cielos sí me ha llegado, a cualquiera que le gusten las historias de ciencia ficción le va a encantar esta novela en la que los clásicos del género llegan a la España rural de los 50.

En cuanto a mis lecturas actuales sigo con Flor de hadas en el bolsillo y también con El Archivo de las Tormentas: Una guía de bolsillo para El camino de los reyes y Palabras radiantes. Este me llevará una horita terminarlo y viene genial para refrescar la memoria de cara a la lectura de Juramentada que caerá para el día del libro. Y además es GRATIS. Pero ojo que hay miles de spoilers de los dos primeros libros, avisados estáis.
Así que me marcho a Roshar a ver si sobrevivo a las altas tormentas. ¿A qué mundo os habéis escapado esta semana?

viernes, 6 de abril de 2018

Mi opinión sobre El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, de Becky Chambers

Título originalThe Long Way to a Small, Angry Planet
Serie: Wayfarers 1
Traductor: Alexander Páez
Editorial: Insólita
Páginas: 512
Año de publicación: 2018 (original 2014)
Género: Ciencia ficción

Sinopsis
Rosemary Harper se une a la tripulación de la Peregrina, una vieja nave tuneladora, sin saber muy bien qué esperar de su primer trabajo. Aunque la nave ha visto tiempos mejores, le ofrece un pequeño lugar al que llamar hogar durante un tiempo, algo de aventura en los confines más alejados de la galaxia y, lo que es más importante para ella, la oportunidad de dejar atrás su pasado.

La tripulación está compuesta por individuos de diferentes planetas, especies y géneros; desde Sissix, la amistosa piloto reptiliana, a Kizzy y Jenks, los ingenieros que mantienen la nave en funcionamiento; pasando por Lovey, la IA de la Peregrina. La vida a bordo es caótica, aunque bastante relajada: justo lo que Rosemary necesita.

Hasta que les ofrecen el trabajo de sus vidas: la oportunidad de construir un túnel hiperespacial a un lejano planeta. Si completan el encargo, ganarán el suficiente dinero para vivir holgadamente durante años… Pero antes deberán sobrevivir al largo viaje a través de los confines del espacio.

Sin embargo Rosemary no es la única persona a bordo con secretos que ocultar, y la tripulación pronto descubrirá que el espacio puede ser vasto, pero las naves espaciales son muy pequeñas.

Opinión
Este libro ha supuesto para mi una pequeña decepción. Por las reseñas que había leído tenía grandes expectativas con esta historia a la que habían comparado con dos series míticas de la televisión de las que soy fan declarada como Star Trek o Firefly. Pero la verdad es que pocas similitudes he podido encontrar en ese aspecto, personalmente la veo es más una novela de personajes ubicada en el espacio que como una novela espacial. 

Hasta aproximadamente la mitad la lectura se me hizo muy cuesta arriba. Página tras página no ocurría absolutamente nada, tan sólo la presentación de los personajes que, sinceramente, no daba para tanto. Todo es buen rollo y hermandad entre los tripulantes de La Peregrina, incluso el personaje destinado a caer mal, Corbin, es bastante soso, y admito que estuve tentada de abandonar el libro en varias ocasiones ante la falta de acción. Afortunadamente no lo hice porque la historia mejora sustancialmente en su segunda parte en cuanto la tripulación inicia su viaje hacia Hedra Ka y empiezan las dificultades.

Los personajes también evolucionan a partir de ese momento, cada uno con su subtrama dentro del hilo principal, y eso le da mucha más fluidez a la novela que en su parte final me duró un suspiro.

Me han gustado mucho los tripulantes no humanos y las razas que la autora ha creado para la novela: aandrisk, aeluones, harmagianos... y en especial los sianat. A pesar de ser breve la historia de Ohan y su especie me ha encantado.

La autora también ha hecho una labor fantástica respecto a la tecnología que se utiliza en su universo, desde los pequeños bots que mejoran la vida cotidiana hasta la técnica de perforación: he leído varias veces el fragmento de la tuneladora y me sigue pareciendo fantástico.

Midiendo pros y contras la novela se lleva una valoración positiva: me ha gustado pero le sobra relleno. Veremos como evoluciona en su continuación A Closed and Common Orbit si Insólita se anima a traerla en castellano.

Nota 3/5
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...